INQUILINO FOLLANDO A LA ESPOSA DEL PROPIETARIO EN LA COCINA (LA CONCLUSIÓN